Ir al contenido
X
Programar una consulta gratuita
407-422-4529
Llame hoy mismo

Cómo un traumatismo craneoencefálico puede cambiar su vida

abogado de lesiones cerebrales orlando floridaEl cerebro controla muchos procesos voluntarios e involuntarios en todo el cuerpo, desde la respiración hasta el recuerdo y el movimiento. Los traumatismos craneoencefálicos pueden alterar muchas de esas funciones, provocando hinchazón y hemorragias en la cabeza. Para muchas víctimas, las consecuencias de esas lesiones pueden cambiarles la vida. Durante un accidente de coche, incluyendo accidentes de moto o accidentes de peatones, puede sufrir un inmenso traumatismo en la cabeza, incluso si se usa un casco.

Laslesiones cerebrales traumáticas pueden provocar una gran variedad de síntomas clínicos, como la pérdida de memoria a corto y largo plazo y los problemas de concentración. Sin embargo, vivir el impacto de un traumatismo craneoencefálico puede ser muy diferente a la terminología clínica. A menudo, las víctimas sufren impactos que les cambian la vida y requieren adaptaciones y cambios sustanciales en sus vidas.

Los traumatismos craneoencefálicos pueden aumentar la ansiedad y/o la depresión.

Vivir con ansiedad o depresión puede cambiar todo el curso de su vida. Las víctimas con síntomas depresivos pueden tener problemas para convencerse de que deben salir de la cama por la mañana. Pueden tener problemas para encontrar la energía necesaria para participar en muchas tareas comunes, incluidas las que antes disfrutaban. La depresión severa puede llevar a una disminución general del autocuidado, incluyendo bañarse, comer o dormir normalmente.

Las víctimas de la ansiedad, por otra parte, pueden tener problemas para enfrentarse a situaciones nuevas, o incluso para manejar las situaciones cotidianas de forma saludable. Las personas con ansiedad grave a menudo sufren una preocupación continua incluso por los acontecimientos mundanos. Pueden tener problemas para hacer un pedido en un restaurante. La ansiedad puede empeorar cuando aparecen otros síntomas de la lesión cerebral traumática, como el olvido.

Si ya luchaba contra la ansiedad o la depresión antes de su lesión en la cabeza, puede tener aún más problemas después de su accidente de coche. Es posible que tu cerebro ya no produzca adecuadamente las sustancias químicas que te ayudan a reducir o eliminar esos síntomas, lo que puede dificultar su control y la reanudación de los patrones de comportamiento normales.

Un traumatismo craneal puede dificultar el recuerdo de las cosas.

En las películas, las lesiones cerebrales traumáticas suelen presentarse como un problema de memoria a largo plazo: el sufrido héroe olvida su pasado, lo que provoca una serie de percances disparatados o humorísticos. Sin embargo, al final de la película, suele haber seguido adelante con su nueva vida, aceptando que nunca recuperará esos recuerdos, o acaba recuperando sus recuerdos por completo. Normalmente, esos recuerdos se muestran como claros flashbacks que permiten al espectador ver exactamente lo que ocurrió en el pasado de la víctima. A menudo, aparecen cuando la víctima más los necesita, abriendo claves que le ayudan a resolver un misterio o a resolver retos en el presente.

Sin embargo, su realidad puede ser muy diferente. Además de la falta de recuerdos a largo plazo, que rara vez reaparecen como recuerdos cohesionados y no parecen aparecer cuando los necesitas, puedes tener problemas importantes con la memoria a corto plazo que pueden tener un impacto sustancial en tu vida cotidiana.

  • Dificultad para aprender y retener información nueva. Si vuelve a estudiar, asiste a una clase o seminario, o incluso simplemente hojea un artículo que contiene información nueva relevante para su sector, puede tener problemas para asimilarla. A pesar de leer el mismo contenido varias veces, puede tener problemas para recordar lo que ha leído.
  • Dificultades para regurgitar la información. Las víctimas de lesiones cerebrales traumáticas suelen tener dificultades para realizar exámenes y pruebas. Aunque recuerden la información, pueden tardar en recordarla. Esto también puede suponer un reto en situaciones de estrés, incluidas aquellas en las que debe tratar con clientes. Incluso el simple hecho de compartir información habitual en su sector puede resultar más difícil.
  • Problemas para recordar las palabras correctas, especialmente los términos técnicos. Todo el mundo pierde de vez en cuando una palabra y tiene problemas para recordarla. Sin embargo, para las víctimas de una lesión cerebral traumática, este reto puede aumentar considerablemente, especialmente cuando se trata de términos específicos del sector. Es posible que se encuentre con dificultades para comunicarse con claridad o para expresar las frases de forma coherente. Mientras que a algunas víctimas con lesión cerebral traumática les resulta más fácil transmitir conceptos difíciles en formato escrito, otras pueden tener más problemas con el lenguaje escrito que con el hablado.
  • Dificultad para encontrar objetos cuando los necesita. Las lesiones cerebrales traumáticas pueden dificultar enormemente la búsqueda de los objetos que utiliza en la vida cotidiana, desde los que utiliza para cumplir con sus responsabilidades laborales diarias hasta los que utiliza para cuidarse en casa. Es posible que te encuentres abriendo los mismos armarios una y otra vez, que ya no recuerdes en cuáles has mirado, o que camines por la casa buscando desesperadamente un objeto que dejaste en algún sitio.

Las lesiones cerebrales pueden dificultar el control de las emociones.

Cuando se mira una lista de los síntomas de una lesión cerebral traumática, "falta de control emocional" o "desregulación emocional" suena vago y clínico. Sin embargo, vivir con ello en el día a día puede suponer un reto inmenso.

Puede tener problemas con las reacciones exageradas.

Has visto un bonito cachorro en un anuncio de televisión y te has puesto a llorar. Alguien insiste en silbar una melodía que te irrita, y te desbordas por completo, incapaz de controlar tus emociones. Por otro lado, las cosas que normalmente te producen una alegría relativamente menor pueden hacerte experimentar una inmensa felicidad, al menos hasta que aparezca el siguiente estímulo.

Para muchas personas, los retos emocionales asociados a una lesión cerebral traumática pueden resultar muy difíciles de gestionar. Por ejemplo, es posible que te encuentres con un ataque de ira con relativamente poco aviso, o que sufras una inmensa depresión por algo que normalmente no te molestaría. En el momento, puede encontrar estas respuestas emocionales completamente lógicas, o luchar para controlarlas incluso si ve la falta de lógica en su respuesta. Puede ser necesaria una terapia considerable para aprender a lidiar con esos desafíos y evitarlos en el futuro.

Puede sufrir cambios de humor.

En un momento dado, puedes sentirte en la cima del mundo y capaz de manejar fácilmente cualquier desafío que se te presente. Al siguiente, puede encontrarse luchando con una tristeza aplastante. Por fuera, no parece haber una causa obvia para el cambio de emociones. Desgraciadamente, la única explicación puede residir en la química cambiante de su cerebro y en su lucha por regularse tras una lesión cerebral traumática.

En algunos casos, puede tener respuestas emocionales inapropiadas.

En lugar de romper a llorar al enterarse de un suceso triste, puede estallar en carcajadas. En lugar de reaccionar con ira cuando alguien hace algo poco amable, puede estallar en lágrimas. Algunos pacientes con lesiones cerebrales traumáticas pueden tener problemas para responder adecuadamente a los estímulos emocionales, especialmente en el calor del momento. A menudo, estas respuestas emocionales pueden parecer inapropiadas a los demás, y no puede explicar fácilmente su respuesta más tarde.

Puede tener problemas para concentrarse.

La dificultad para concentrarse en una tarea puede hacer la vida muy difícil a muchas víctimas de lesiones cerebrales traumáticas. Antes de su accidente de coche, por ejemplo, puede haber disfrutado de largas horas acurrucado con un buen libro o jugando a un videojuego favorito. Por desgracia, después del accidente, puede tener problemas para concentrarse en esas tareas. Algunas personas descubren que mirar fijamente una pantalla o un libro les hace doler la cabeza. Otras simplemente no pueden concentrarse en la tarea que tienen entre manos.

Esta dificultad de concentración también puede manifestarse de otras maneras en su vida.

  • Puede tener problemas para completar las tareas laborales. Las tareas laborales suelen incluir trabajos aburridos o repetitivos. Esto puede dificultar que muchas víctimas de lesiones cerebrales traumáticas se mantengan concentradas en la tarea en cuestión. En muchos casos, puede encontrarse haciendo la misma pequeña parte de una tarea una y otra vez, o perdiendo la concentración en una tarea y teniendo que empezarla de nuevo. Al leer un correo electrónico, su atención puede desviarse. Puede tener problemas para seguir lo que ocurre en las reuniones, especialmente si no tiene un interés directo en lo que la gente tiene que decir.
  • Esposible que le cueste entablar una conversación. Mantener la mente en la conversación que tiene delante puede ser cada vez más difícil después de una lesión en la cabeza. Empezó manteniendo una conversación relativamente razonable con la persona que tenía delante. Sin embargo, a mitad de la conversación, ha perdido la noción de lo que la otra persona ha dicho. Puede olvidar por completo el principio de una historia que la otra persona acaba de contar. Al contar una historia usted mismo, puede encontrarse repitiendo la misma información, olvidando que ya la ha compartido con su oyente.
  • Puede que le falte concentración para disfrutar de muchas de sus actividades de ocio favoritas. Muchas actividades de ocio, desde el juego y la lectura hasta el ejercicio físico, requieren un cierto grado de atención y concentración. Si usted participaba en esas actividades con regularidad antes de su accidente de coche, puede querer volver a ellas, si es posible, una vez que se recupere. Desgraciadamente, algunas víctimas de traumatismos craneoencefálicos pueden tener dificultades para mantener la concentración suficiente para participar en esas actividades. Es posible que no tenga la capacidad de relacionarse con amigos y familiares, y que necesite ayuda para redirigir su atención a la tarea que tiene entre manos.
  • Esposible que necesite más tiempo para realizar actividades sencillas y comunes. Cuando su atención puede desviarse en cualquier momento, puede descubrir que le lleva más tiempo que antes realizar incluso actividades de las que se ha ocupado toda su vida. El mero hecho de ducharse o vestirse puede llevarle mucho más tiempo cuando tiene problemas para mantener la atención el tiempo suficiente para realizar la actividad. También puede tener problemas simplemente para responder a los correos electrónicos o realizar otras actividades comunes.

Puede sufrir cambios en la percepción sensorial que continúen mucho tiempo después del accidente inicial.

Algunas víctimas de lesiones cerebrales traumáticas notan cambios considerables en la percepción sensorial. Su sentido del gusto, por ejemplo, puede cambiar enormemente: es posible que ya no le gusten los alimentos que antes representaban sus favoritos, o que se encuentre disfrutando de alimentos que antes no hubiera tocado. También puede notar que no siente el calor o el frío de la misma manera que antes, o que las cosas parecen oler diferente.

Los cambios visuales y auditivos pueden resultar aún más difíciles de gestionar. Algunos pacientes descubren que, tras sus accidentes de tráfico, tienen visión de túnel. La visión de túnel puede hacer imposible conducir o participar en muchos deportes y actividades. Otros pacientes tienen problemas continuos de pitidos en los oídos, que pueden resultar muy molestos o irritantes con el paso del tiempo.

Las lesiones cerebrales traumáticas pueden provocar cambios de personalidad.

Los cambios de personalidad pueden ser la parte más traumática o frustrante de una lesión producida por un traumatismo craneoencefálico en un accidente de tráfico. Por desgracia, muchos pacientes sufren cambios extremos de personalidad. Sus gustos y aversiones pueden cambiar como resultado del accidente. Puede descubrir que su sentido del humor cambia: las cosas que antes le hacían gracia ya no le divierten, y las cosas que antes le parecían molestas ahora le parecen más divertidas de lo que recordaba.

Estos cambios de personalidad no sólo pueden resultar difíciles para usted, sino que pueden dificultar el mantenimiento de las relaciones que tenía con sus amigos y familiares antes de su accidente de tráfico. Muchos amigos y familiares piensan en ti de una manera específica, y pueden tener problemas para adaptar su percepción de ti para que encaje con el tú que surge después del accidente. Algunos cambios de personalidad se producen sólo temporalmente: por ejemplo, puedes sentirte más combativo inmediatamente después de tu accidente de coche, o luchar con las emociones cambiadas. Otros cambios de personalidad pueden continuar indefinidamente. Cuanto más tiempo se prolonguen, más difícil puede resultar para muchas personas mantener relaciones.

¿Ha sufrido un traumatismo craneoencefálico en un accidente de tráfico?

Si ha sufrido una lesión en la cabeza debido a la negligencia de otro conductor, puede tener motivos para presentar una reclamación por accidente de coche para obtener una indemnización. Póngase en contacto con un abogado con experiencia en accidentes de coche tan pronto como sea posible después de su accidente para obtener más información.

¿Necesita asistencia jurídica?

Póngase en contacto con nosotros para programar su consulta gratuita hoy mismo.

Sabemos que los accidentes no siempre ocurren durante el horario laboral. Es por eso que nuestros abogados experimentados están a la espera, 24/7/365, para escuchar su historia, evaluar su reclamo, y ayudarle a decidir qué hacer a continuación. Llámenos ahora y veremos si podemos buscar una compensación por sus lesiones.

Llámenos para una consulta gratuita hoy mismo icono 407-422-4529